23/10/2018
ALEJANDRO LOZADA GONZÁLEZ, EL DIRECTOR DE LA CATEDRA DE CLARINETE DEL PROGRAMA VIVE LA MÚSICA QUE HA PROVOCADO NOTORIOS AVANCES EN SUS 34 ALUMNOS MÚSICOS DE PANGUIPULLI

Maestro, Alejandro Lozada González.

23/10/2018
Alejandro Lozada González, Licenciado en Música en la Universidad de La Florida en Estados Unidos, posee una Maestría en Clarinete en la Universidad del Estado de Michigan y un Doctorado en Artes Musicales en la Universidad de Nebraska, es en la actualidad el maestro de la Catedra de Clarinete del Programa Vive la Música de La Casona Cultural de Panguipulli. Bajo la dirección del Maestro Lozada los alumnos de la catedra han experimentado notorios avances.

Alejandro Lozada nació en la ciudad de Maracaibo, Venezuela, de ahí emigró a Caracas para estudiar música en el Conservatorio Nacional, pero el año 1995, a los 18 años de edad, se fue de su país becado a los Estados Unidos.

El año 2010 retornó al país trabajando para el sistema y para la Academia Latinoamericana de Clarinete dictando clases en toda Venezuela. De ahí se mudó a Toronto, Canadá, posteriormente, al cabo de dos años, se estableció en Buenos Aires, y el año 2015 se contactó on-line con Alexander Sepúlveda, Director de la Orquesta Sinfónica de Panguipulli, vino a conocer el Programa Vive la Música, le gustó y se quedó.

El Diario Panguipulli.cl logró establecer que en la Catedra de Clarinete son 34 alumnos músicos que están aprendiendo técnicas para la interpretación de obras musicales, considerando teoría y práctica como a su vez, lo más valioso en un intérprete profesional, aprender a leer y escribir música.

En entrevista de este medio, Alejandro Lozada sostuvo que “el que existan 34 jóvenes estudiando clarinete es un alto número para este instrumento. Generalmente esa cifra se da en violines, por ejemplo. Yo tengo la fortuna de tener a diez niños en la Escuela Manuel Anabalón, cuatro Estudiantes en la Escuela Claudio Arrau, nueve alumnos en el Centro Educacional San Sebastián, un alumno en el Centro Educativo Fernando Santiván, lo mismo en la Escuela María Alvarado Garay. En los Liceos People Help People tengo cuatro alumnos en Pullinque y dos en Panguipulli, dos en el Liceo Altamira, más una alumna que ya egresó de la Enseñanza Media. La menor de las alumnas está en segundo año básico”.

“Yo también respondo por los instrumentistas de dobles cañas en madera, con dos niños en fagot y una niña en oboe”, enfatiza el maestro.

Alejandro Lozada reconoce que vine como a hacer patria a Panguipulli; cuando llegué a Vive la Música eran dos los estudiantes en clarinete, y hoy con alegría digo que son treinta y cuatro”, y agrega que “gracias al apoyo de la Corporación Amigos de Panguipulli la música se ha ido expandiendo en Panguipulli. Destacar que la Corporación Municipal de Panguipulli ha invertido en instrumentos musicales, lo mismo ha hecho la Escuela San Sebastián”.

En relación al futuro, Lozada adelanta que “para el próximo año estamos un encuentro de intérpretes en clarinete, evento de un día en La Casona Cultural de Panguipulli, que reunirá a los niños por un día en torno a ese instrumento. Una instancia para que ellos se conozcan y muestren sus avances como músicos”.

Por otra parte, el maestro se muestra sorprendido porque, señala, “el que en una ciudad tan pequeña como Panguipulli existan mil niños estudiando un determinado instrumento musical es algo atípico, no es normal en ningún rincón del mundo que exista algo así; por el tipo de niños con los que trabajamos, el cómo los profesores nos involucramos con ellos y con sus familias”.

El Programa Vive la Música de La Casona Cultural de Panguipulli, agrega Alejandro Lozada, “posee componentes que lo hacen único: uno va al supermercado y te atiende una cajera que es la mamá de un niño músico. O si me atiendo en salud la enfermera tiene una niña estudiando música. Yo he trabajado en muchos programas, pero nunca me había tocado uno similar a este, es muy bonito. Aquí es una agrupación que ayuda, en otros lugares hay una sola persona que aporta o los padres pagan clases particulares, acá en Panguipulli es totalmente diferente y eso desde afuera se ve muy bonito, es por eso que este es un movimiento cultural muy exitoso”, asegura.

Al finalizar la entrevista, el Maestro Lozada afirmó que “cuando llegue éramos cuatro profesores de planta y hoy somos doce, es bonito ser parte de esta maravillosa historia”, concluyó.

<<<Volver